Toggle menu languages Toggle menu
Blog

Hemos concluido la bóveda de una masía en Sant Pere Sallavinera, en la comarca del Anoia. Tiene unas dimensiones de 6,4 x 15 metros con una flecha de 70 cm, atirantada por la parte superior mediante capa de compresión. La bóveda se apoya en una estructura metálica que a su vez sirvió de guía para la cimbra. Se colocaron unos atirantamientos provisionales por la parte inferior para absorber los empujes horizontales, durante el período de montaje.

Se construyó la bóveda con 3 capas, una de ladrillo macizo de bordes biselados especial para este tipo de construcciones, y 2 de ladrillo hueco para aligerar el conjunto. El relleno se realizó con hormigón aligerado, para no sobrecargar la bóveda. Dentro de la capa de compresión se colocó el armado necesario para absorber los esfuerzos de tracción, que compensan los empujes generados en los apoyos de la bóveda. Una vez fraguada la capa de compresión, se procedió a cortar los tirantes inferiores de forma progresiva, para que la bóveda fuera adaptándose a los nuevos esfuerzos. El movimiento que se produjo fue inferior a 2 mm.

Ha sido un proyecto muy gratificante. Ahora solo queda disfrutar del resultado contemplando las maravillosas vistas que el entorno ofrece.

Aprovechamos para agradecer por el excelente trabajo realizado al constructor, Ramón Prat de Clau21 y al suministrador Marià Casas de Cementos Collet.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

He leído y acepto la Política de privacidad *